- ¿VINATERIAS EN OVIEDO?, DOS VISIONES DE UNA MISMA HISTORIA. POR JORGE DIEZ Y SIBARITASTUR. | SIBARITASTUR

8/11/10

¿VINATERIAS EN OVIEDO?, DOS VISIONES DE UNA MISMA HISTORIA. POR JORGE DIEZ Y SIBARITASTUR.

El cliente expone su razón. Por Sibaritastur

Hace un tiempo, después de una cata de una bodega aragonesa y durante la conversación posterior, salió el siguiente comentario " vaya lujo Oviedo, que cantidad de vinaterías tenéis...".
Aquello, a parte de incredulidad y sorpresa, me dejó reflexivo y mas aún despues de cerrar el comentario diciendo que en su ciudad había muchísimos menos locales “especializados”.

Soy un aficionado al vino, muy aficionado y normalmente me encuentro en la tesitura de que a pesar de tener "muchas vinaterías" no encuentro lugares referentes (alguno hay) donde satisfacer mi curiosidad y gusto vinícola.

Todo esto ha hecho que junto con Jorge Diez, nos hayamos tirado a la calle a explorar en profundidad las opciones disponibles y ver de cerca esa realidad.

Partíamos de querer visitar entre 30 y 40 vinaterias /vinotecas, o locales donde el vino ocupara un lugar importante en el negocio, divididas por barrios y con un concepto claro de elaborar una estadística, en base a unos criterios mas o menos irrenunciables, como serian: la selección de vinos, el tamaño y calidad de las copas, la conservación, la información disponible para el cliente (que fuera visible y no de palabra), temperaturas...

La selección de vinos, sin necesidad de que fuera larga, pero si con un mínimo de 8 referencias, donde se notara que estaba hecha con algún criterio de la gerencia basado en el conocimiento sobre su trabajo, que el precio en distribución no fuera siempre por debajo de los 6 €, que las copas fueran las adecuadas en calidad y tamaño, que pudieras tranquilamente ver las opciones disponibles para decidirte sin oír " ¿blanco o tinto?, ¿Rueda o albariño (que no es una Do, es una uva)? ¿Rioja o Ribera? Señores/as que en España hay más de 60 denominaciones de origen, que todas las elaboraciones y elaboradores no son iguales, que en esas zonas habituales hay vinos muy malos o elaboraciones diferentes, tipos de uvas y crianzas (incluso sin ellas) distintas que dan vinos distintos. Y los vinos mas allá de la uva, bodega o de su procedencia han de conocerse por su nombre, elaboración y elaborador e incluso en este último caso, una misma bodega tiene vinos buenos y malos, añadas buenas y mala, etc.

La conservación, uso de tapones de vacío, de neveras adecuadas y profesionales. La temperatura, servicio a temperatura adecuada según el tipo de vino elegido. El conocimiento mínimo del personal, pudiendo contestar a preguntas básicas de tiempo de crianza, uvas, zona geográfica… un mínimo básico en mi humilde opinión.

¿Ustedes que harian ante el hipotético caso de que fueran a una tienda y no supieran el nombre de la fruta que se vende, o que la carne estuviera fuera de la nevera o que el pescadero no supiera como preparar y abrir un pescado?.

No nos olvidemos tampoco que el vino es una cultura arraigada a nuestra tierra, que forma parte ineludible de nuestra historia, que da de comer a muchas personas y como tal ha de ser tratada, que tiene la posibilidad de su difusión por medios de actividades diversas, intentando al menos enseñar o compartir un conocimiento para su mejor disfrute e incluso mejor venta. No sólo por norma general no se hace sino que me quiero acordar de alguna actividad relacionada que fue “boicoteada” (por expresarlo de alguna manera) por muchos de estos locales.
Opinar de este tipo de negocios en los que estoy interesado, no busca meterse con el pan de cada cual, sino reflejar una visión parcial como consumidor de la necesidad e incluso conveniencia de mejoras en la mayor parte de estos negocios.

No me quiero olvidar tampoco de la responsabilidad del cliente, no sería justo volcar toda la responsabilidad en los profesionales. Utilizamos él,” ¿para qué protestar?, no vuelvo y listo”, la cultura gastronómica o incluso el saber que nos llevamos a la boca brilla por su ausencia, así nos luce el pelo. Para ser más exigentes necesitamos más cultura aunque a muchos no les interese. El cliente que paga no tiene obligación de saber, pero el profesional ante todo, ha de ser “profesional” de su trabajo.

No busco polémicas, no quiero atacar a nadie, simplemente intento hacer una crítica constructiva, abrir un debate donde todas las ideas tengan cabida y para ello aquí estoy a través de este blog o con una copa de vino en cualquier lugar y con cualquier persona que le apetezca.
Nuestra estadística, basada en nuestros conocimientos (ni muchos ni pocos, pero haberlos, haylos), sobre 35 vinotecas fue:
Temperatura
43 % malo, 20% normal y 28 % bien
Pizarra/Carta
40 % malo, 60% bien
Copas
37 % malo, 40 % normal, 23 % bien
Selección
43 % mala, 37 % normal, 20 % bien
Conocimientos
74 % malo, 20 % normal, 6% bien
Neveras
26% mala, 43% normal, 9% bien

En definitiva, solo un 14 % de los lugares visitados son “nuestros sitios”, abrimos el debate.

Vinaterías de Oviedo. ¿Libro blanco o libro negro?. Por Jorge Díez

¿Qué puede pasar si se juntan dos amigos aficionados al vino, pero con suficiente pasión por el mismo como para ser exigentes? Pues a eso queremos responder, al menos en parte, en este post.

Cuando mi tocayo me sugirió esta idea me entraron dudas, no lo consideré por el lado serio, de observación y crítica, pero me dejé llevar por el lado frívolo: era buena idea quedar, tomar unos vinos y charlar. Pero acabado el recorrido me alegro de haberlo hecho, ha sido ocasión de pensar, de volver a visitar locales y de sacar conclusiones. Hemos ido a un número significativo de bares y en distintas zonas, aunque los datos se los dejo a él, que es más riguroso en ese aspecto. El único requisito, una supuesta especialización en el mundo del vino.

Es el momento de recordar, de hacer un poco de historia. Bares, vinos y modas sobre su consumo ha habido muchos, pero estamos hablando, en Asturias, de los últimos doce años, más o menos, desde el momento en que abren ciertos establecimientos que van a dar todo el protagonismo al vino, a apostar por la calidad del mismo y de todo lo que lo rodea, su temperatura, las copas, la información, el servicio… Eso supone más oferta, más datos sobre la misma, pero también exige mayor precio. De algún modo el vino se separa: por un lado, una élite que incluirá vinos de zonas de España infrecuentes y también extranjeros, que empezará a controlar temperaturas, a conocer marcas de copas, a diferenciar variedades de uva y añadas peculiares; del otro, el chato de toda la vida y esos locales intemporales de la aristocracia de la apariencia, los de la copa aunque sea mala y el Rioja, “que yo quiero vino bueno, no de ese de polvos”. En realidad, estos dos últimos mundos aunque siempre se dieron la espalda yo creo que siempre bebieron lo mismo: mal género. Con pretensiones en un caso y sin ellas en otro, lo que haga que mire a estos consumidores de vinos a granel, normalmente veteranos, con más simpatía: ellos al menos lo tenían claro, no se complicaban la vida, no querían ni sabían.

Pienso en El Legado de Baco y en La Galería del Vino, en David Barro y en Serxu Solares, difícil conciliación pero ambos esenciales en esa labor en pro de la dignificación del vino y de su servicio. Detalles importantes: ambos establecimientos ya cerrados y ambos en Gijón. Tranquilos; hemos decidido no dar nombres, ni de personas ni de locales que hayamos visitado. Las referencias que cito aquí, como veis, son parte de esta historia pero no de la crítica que podamos hacer.

Todos los aficionados tendréis en mente los primeros en Oviedo, según se ajusten más a vuestros gustos y a vuestras zonas de ocio. También dejaré a mi compañero de fatigas en este caso hablar de áreas si lo estima oportuno.

En cualquier caso, a partir de aquellos años van abriendo sitios con esa misma meta, con mayor o menor ambición (Cuidado, que también es mayor o menor inversión; la calidad cuesta dinero, al cliente y al hostelero. No puede ser de otro modo aunque algunos lo pretendan.) Los vinos –sus aficionados y sus bares- viven una edad de oro y yo creo que muy positiva. Fue época de aprender sobre aquel mundo y de beber cosas desconocidas hasta entonces. Todavía no era excesiva la proliferación y no nos preocupaba la etiqueta, si vinoteca, si gastrobar, si qué cosa extraña. Eran buenos bares de vinos, ni más ni menos. Hasta los clientes nos reconocíamos ya, que éramos pocos y era frecuente coincidir. En unos años esto iba a ser muy diferente.

Con el tiempo aquellos locales ganaron público y fama, parecían negocios prometedores. Era un trabajo exigente para quien los regentaba, claro, pero tenía su recompensa. Quizá por eso empezaron a extenderse hasta volverse moda. En pocos años el perfil cambió: se abría un bar mínimo en cualquier sitio, se decoraba con dos botellas grandes y se colgaba la etiqueta de vinoteca… para volver al mismo sitio: ¿De la casa, Rioja, Ribera…? La pregunta que ya responde a lo que se puede esperar de estos sitios.

No reprocho nada a ese pasado, a todo lo aprendido y disfrutado entonces; incluso tengo mucho que agradecer. Sin embargo, ¿cuál es el presente de ese segmento de la hostelería? Y sobre todo, si reflexionamos sobre ello, ¿hacia dónde deberían mirar en el futuro?

A estas preguntas intentamos respondernos en el peculiar itinerario que realizamos y aquí os contamos los resultados, por si vosotros también os hacéis preguntas así o por si os interesa la respuesta que se trasluce.

Tras cada intensa sesión, entre risas y comentarios serios, mi compañero de viaje iba anotando con detalle los datos de cada local, y después consensuábamos las calificaciones, por llamarlas de algún modo, de cada apartado juzgado.

Lo mejor es que hablen los datos y nos darán una nota baja como resultado global. Copas pequeñas o demasiado gruesas (cuando no un vaso de sidra), temperaturas casi siempre altas o excesivamente bajas en algún blanco, selecciones escasas, vulgares o “de distribuidor” (es decir, todos los vinos del mismo, con las limitaciones consiguientes). Del conocimiento de lo ofrecido, mejor ni hablar (se abriría un debate más profundo sobre la formación y selección del personal que quizá no procede ahora) para no entristecernos. También hubo oportunidad de observar el uso incorrecto de neveras o tapones de vacío, que de ese modo no cumplían su función. Y tampoco pasaron muy airosos la prueba los pinchos ofrecidos. Ya sé lo que muchos dirán: eso es cortesía de la casa. Ya, pero si lo vas a hacer, hazlo bien. Productos de baja calidad o de mala armonía con los vinos sólo devalúan a estos y al local, no lo refuerzan. En todo caso no fue en lo que más nos fijamos, nos concentramos en la bebida y su trato.

En resumen, tras tantos sitios visitados, tras dejar vinos enteros, tras devolver en una misma sesión hasta cinco vinos defectuosos (dos, de botellas recién abiertas ante nosotros) el panorama no es alentador. Sólo cinco o seis sitios cumplían satisfactoriamente unos mínimos criterios, con defectos menores. Sólo esos serían sitios donde estaríamos a gusto cotidianamente.

Hasta aquí el libro negro. Entonces, ¿qué debería incluir el libro blanco?, ¿qué pediríamos a esos establecimientos? Pues retomando el principio de mi intervención, recuperar esos orígenes, ese entusiasmo, ese trabajo, esa formación y esa inversión (que esto es muy importante) para conseguir otra vez locales de verdadera calidad donde el vino sea el protagonista. Esto no está reñido con la existencia de otros bares con otra intención, y por tanto para otros públicos. Pero quien se propone especializarse y aspira a ganar un público muy concreto tendría que ofrecerle ese algo más, esa diferencia con lo que ya existía con menor cuidado. Si no, nada cambia para que escojas esos locales y no otros cualquiera. ¿Tienen sitio todos los que están en esa oferta? Particularmente creo que no. Es duro decirlo pero es mi opinión. Como tantas otras veces se ha abusado, se ha engordado con propaganda una tendencia para crear una moda y muchos pensaron que cualquiera podía poner un bar así. Pues no; con un mínimo de exigencia, no.

Me quiero adelantar a una de las críticas más obvias que suelen hacerse en estos casos: la empresarial. Me hablarán del riesgo, de la coyuntura, de lo que cuesta esto y lo de más allá… Lo siento, no me interesa. Quien ha elegido competir en ese mercado sabe a lo que se expone, no puede pretender que se le garanticen la clientela y los ingresos por fuerza porque precisamente ha escogido pelear, diferenciarse, ganarle el cliente al competidor. Cosas que a mí no me incumben. Si estuviese en el sector me afectarían y me tocaría entrar en esa competencia, ser mejor que el de al lado para que me eligiesen a mí. Pero ahora yo soy ese otro lado, el cliente, el que piensa qué le gusta, busca “su sitio” y decide ir allí, apoyar a ese local, gastar allí su dinero (y que ese empresario lo gane a cambio de lo que le ofrece).

En fin, que visto el panorama yo hoy día me quedo con los cinco o seis aludidos, que se han arriesgado, se han preparado, que han competido y lo han hecho bien, que han alcanzado la meta. Entiendo que aún hay sitio para más en esa línea de llegada, porque hay público suficiente y porque una buena labor de esos hosteleros puede “educar”, puede generar todavía más público, pero hay que seguir haciendo esfuerzos para llegar. O quedarse en el camino, claro.
Nota: Todas las fotos son sacadas de internet, pinchando sobre ellas saldrá la página donde están publicadas.

44 comentarios:

  1. Y si a todas las contras que apuntais se le suma la tremenda incomodidad y perjuicio para la salud de degustar el vino entre una nube de humo el resultado es que yo hace meses que me tomo los vinos en casa.

    Por cierto, ¿no vais a dar los nombres de esos 5 o 6 sitios que merecen la pena para ir a partir del 2 de Enero ;-)?.

    ResponderEliminar
  2. Ja, ja!!! Qué cracks!! Ahora lo que teneis que hacer es entregar las notas a los "alumnos", y el que haya cateado, que recupere en Junio.
    Muy buena iniciativa, de verdad, es como se aprecia la auténtica realidad.

    ResponderEliminar
  3. Pese a que no conozco el fenómeno ovetense de cerca, me ha encantado el post. Creo que puede exportarse a cualquier rincón de la península, pero me atrevo a decir que porcentualmente, por donde yo vivo la nota sería aun más baja.

    Por otro lado animar a Jorge (Sibarita) a seguir explotando esa prosa, porque tienes mucho que decir y lo que dices lo dices bien. No estoy muy de acuerdo, sin embargo, en lo que afirmas sobre la culpa del cliente.

    Por experiencia personal, cuando tratas de ser crítico con algo que no te gusta, parece que el prurito personal del hostelero se impone, y lejos de aceptar la crítica, lo normal es que te discuta e, incluso, en determinados casos, te desprecien y te llamen ignorante. Cuando a uno le pasa eso por tercera vez se le quitan las ganas de pasar un mal rato, porque no hay necesidad, y hace lo que comentas, no volver por allí y punto...

    Creo que otro de los problemas a añadir sobre lo que comentáis es la incapacidad del hostelero español para asumir la crítica.

    Saludos (y felicidades por el post y el colaborador de excepción, con estrellas invitadas así...;)

    ResponderEliminar
  4. Creo que deberiais de poner los 4 o 5 lugares que cumplen con su trabajo adecuadamente,la gente lo agradecerá.

    ResponderEliminar
  5. TONI, hemos decidido no dar nombres, de forma privada te lo comento.
    GUILLERMO, muchas gracias.
    MARIANO, gracias por lo halagos pero no veas lo que me cuesta escribir algo así, la expresión escrita no es una de mis virtudes y encima a la vez con Jorge, con escribir 1/4 de como lo hace el me valdría, jajajajajaja.
    Lo que quiero decir con respecto al cliente, casi nadie protesta cuando algo no está bien y así perpetuamos las cosas mal hechas, pero es que muchas veces no solo es por no pasar un mal rato sino por la falta de conocimientos para razonar y aguantar una discusión. Lo que no puede ser es que donde estas pagando te sirvan mal o te den algo defectuoso o como no tiene que estar. Es que hay locales que tienen clientes o están llenos que no hay por donde cogerlos y uno se pregunta como es posible esto?, pues por ignorancia, porque está de moda, porque no hay criterio y porque todo da mas o menos igual.
    Si el cliente sabe o se forma (ojo, que no lo digo como obligación) irá o buscará locales adecuados e incluso se quejará ante algo que no esté bien, es una de la formas de evitar tanta chapuza.
    Y por supuesto la forma que debería de ser, es que los hosteleros en general sean profesionales de su trabajo pero en este país, no sólo en este sector hay muy poco profesional.
    Los buenos locales se hacen a medias entre empresario y cliente y todas las partes han de poner de su parte.
    Y lo que comentas de la incapacidad del hostelero a asumir críticas, tienes toda la razón del mundo, en no pocas acasiones hablamos de eso pero esta vez no quisimos comentarlo.

    ResponderEliminar
  6. ANONIMO, estaría muy bien que te pusiera un nombre o te identificaras de alguna manera, no es grato dirigirse a alguien así.
    Como he dicho antes, hemos decidido no dar nombres y hacer un comentario general, los que vivimos en Oviedo y nos gusta el vino sabemos donde están esos locales.
    No queremos beneificiar ni perjudicar a nadie, solo reflejar una opinión de una realidad, esperando que sirva para que algun@s mejoren pero sobre todo que podamos debatir al respecto.

    ResponderEliminar
  7. Muy buen trabajo de campo.

    No obstante abundo en la línea apuntada por Mariano. Me niego (con mayúsculas) a aceptar ni la más mínima culpabilidad/responsabilidad por parte del cliente.

    Creo que la hostelería es uno de los pocos campos profesionales en los que se transmite parte de esa culpabilidad/responsabilidad al que paga por el servicio.

    Saludos,

    Jose

    ResponderEliminar
  8. Jose, entiendo lo que dices, pero las responsabilidad del cliente es lo que exponía en el comentario anterior.
    El cliente debe de saber y/o tener criterio para que no se la metan doblada o por comer y beber bien, si el cliente es ignorante permite el todo vale, aunque es evidente que la mayor responsabilidad la tiene el profesional.
    Espero haberme explicado.

    ResponderEliminar
  9. En primer lugar debo dar las gracias por los elogios y también dárselas a mi anfitrión por esta iniciativa de "trabajo" compartido.
    Lo de dar los nombres, como él ha señalado, no nos pareció oportuno. La idea es señalar pecados pero no pecadores, a ver si quien se dé por aludido se anima a rectificar. Porque yo particularmente no me voy a prestar a alimentar una guerra de envidias entre hosteleros y porque incluso entre esa minoría más profesional hay fallos dignos de queja. Así que lo señalamos sólo como reflejo de una triste realidad, no para marcar a nadie ni realizar una publicidad que tampoco es nuestro cometido.

    ResponderEliminar
  10. Ya te echaba de menos Jorge. Ya que estamos, ¿que opinas tu de mi comentario sobre la responsabilidad del cliente?, parece que Jose y Mariano no están de acuerdo aunque creo que he explicado el porqué lo he dicho...

    ResponderEliminar
  11. En principio el cliente es siempre "inocente" precisamente por ser cliente, por ser quien demanda las cosas según su gusto. Es decir, que tiene derecho a ser un patán y no por eso deben tratarlo con menos profesionalidad. Otra cosa es que sepa siquiera darse cuenta de esto.
    Ahora bien, si nuestra exigencia como clientes aumenta y se extiende obligas a los negocios a responder o perder, con lo que se elevaría la calidad teóricamente. Sin embargo yo soy pesimista. Creo que esas cifras desoladoras son reflejo de los criterios mayoritarios, mucho más pendientes del "duernu", de que los atiborren de pinchos, que de la calidad de la bebida.

    ResponderEliminar
  12. Fantástico post, Jorges al cuadrado. Aunque, reconoced, malandrines, que os habéis buscado una excusa perfecta para iros una vez si y otra también de vinos :)
    Yo tengo poca experiencia en enotecas/vinaterías. Recuerdo con cierto cariño un par de ellas y poco más. Pero en general, incluso en restaurantes de cierto copete, el trato dado al vino es menos que regular.
    Con respecto a los clientes...un señor sin ningún conociemiento vinícola no tiene derecho a entrar en un sitio y que se le trate bien, se le informe, se le ayude y recomiende y se le haga disfrutar a la vez que se le enseña algo? Yo creo que si.
    En fin, mi escasa experiencia no me permite opinar mucho más, pero repito mis felicitaciones por el trabajo, y una palmadita en la espalda por los poco halagüeños resultados.

    ResponderEliminar
  13. Smiorgan muchas gracias. Lo que dices en tu primera frase nada mas lejos de la realidad. No cambio para nada las horas de charla y los paseos por los barrios de Oviedo con Jorge, pero sabes lo que nos costó la broma?, unos 75 € a cada uno, ¿ sabes cuantos vinos quedaron a medias?, muchos, sabes lo que haríamos los dos con ese dinero en vinos?, en fin que no me estoy quejando para nada pero a veces si hizo duro.

    ResponderEliminar
  14. No estoy de acuerdo Sib.

    Bajo ningún concepto el ejercicio de un derecho puede tornarse en responsabilidad, o irresponsabilidad, por parte del que tiene ese derecho, más allá de ejercerlo con responsabilidad.

    No puedo aceptar la laceranta falta de profesionalidad que opera en todos los órdenes profesionales de la vida, incluido el caso que nos ocupa, y que ni un mínimo porcentaje de la responsabilidad ¡y culpa! recaiga en el cliente y usuario.

    Saludos,

    Jose

    ResponderEliminar
  15. Comparto la opinión de Smiorgan,son muchas las personas que siénten la inquietud de adentrarse en el mundo del vino y por pura logica si vén un cartel que trae vinateria, pues adentro,es de cajón,cosa distinta es que le pongan copa pequeña,precio grande y le cuelen el vino que toma en cualquier bar o esta de oferta en el super,sale renegando y con razón,por eso hay que tratar bien al profano,aconsejando e informándo como bien dice Smiorgan y no por ganar un poco mas ahuyentar a los futuros clientes.Asi de simple.ALFONSO

    ResponderEliminar
  16. A ver Jose, si estuvieramos hablando cara a cara seguro que hace rato nos hubieramos entendido.
    Estoy de acuerdo en lo que dices y yo no quería decir lo contrario, pero eso no exime de que si por parte del cliente no hay criterio y no se exije (y para exigir hay que saber lo que hay entre manos) se seguirá perpetuando la "chapuza".
    El comentario anterior de Jorge Diez me parece bastante acertado

    ResponderEliminar
  17. No tengo Perdón del olvido, JORGE DIEZ, muchísimas gracias por el post y fué un placer compratir el tiempo en esta aventura a pesar que como experiencia vinícola haya dejado muchísimo que desear.

    ResponderEliminar
  18. No te preocupes Sib, que no lo digo en tono de enfado ni nada por el estilo :-)
    Estoy seguro de que con un par de copas ya me habrías dado la razón... y yo a ti :-P

    Saludos,

    Jose

    ResponderEliminar
  19. Jose, ya sabía que no había acritud en tus palabras hombre, seguro que tu me darías a mi la razón que yo a tí ya te la he dado, jejejejeje

    ResponderEliminar
  20. Alfonso, lo que comentas es cierto, pero sólo es unos de los problemas existentes.
    Te puedo asegurar que muy pocos pueden asesorar e informar. Aquí se bebe mucho Rueda como sabrás, pues lo que se suele ver en general es una competición de a ver quien puede tener un rueda de precio de coste mas barato, y por eso hay auténticas ponzoñas.
    Viendo lo que se ve por ahí, al precio de una copa y teniendo en cuenta la generalizada incultura, quien va a pagar 2.50 € por uno bueno si la normalidad esta por debajo de 2 y encima no huele a tropicales que tira pa tras?....

    ResponderEliminar
  21. ahora me arrepiento de no haber ido
    tenia que haber ido para poder dar nombres jeje
    se que no es intencion ni motivo del post, pero yo pienso distinto
    ese argumento de que el vino da de comer a mucha gente, de que al "criticar" nosotros jugamos con el pan de familias.....
    bueno, como que no lo veo, dejemoslo ahi.

    yo no soy mucho de parar por los bares, por lo general no me agrada el ambiente y si no voy con algun conocido y hablamos de algo, raro es que pare mas de los 5 minutos del cafe, si a eso añadimos lo que comenta toni del tabaco, pues el vino en casa.

    ademas, esta el tema que comentais en el post, yo que no soy precisamente chigrero ni me apasiona el vino, pararia mas por los bares si ofrecieran una propuesta de calidad, porque yo que vino me tomo en los bares?? directamente no me suele gustar lo que encuentro por ahi.
    si ofrecieran buenos vinos por copas, o por botellas tambien me vale, un buen servicio etc etc pues seguro que yo gastaria un poco mas por los bares.
    pero bueno, esto no es la mayoria, la mayoria y lo que da de comer a esas familias de las que hablais es la mayoria de la gente y ya sabeis que o quien es la mayoria, esta claro, asi hasta que esta sociedad avance en este tema, como en tantos otros, estamos perdidos compañeros.

    para que se van a liar cambiando la oferta y cuidando mas el personal, la seleccion de vinos, temperaturas etc etc si cualquiera que monta un garito de esos se gana una pasta al mes tremenda porque lo tiene lleno?

    un amigo mio monto una hace poco en la calle de los vinos, nunca me acuerdo del nombre, la de la pizzeria la competencia y podeis flipar lo que gana poniendo riojas y riberas, el tio no sabe mas vinos que esos, y voy a ir yo a decirle que haga esto o aquello, que los camareros, que las pizarras, que las copas, que esos vinos etc etc, no tengo ganas de que se rian de mi ...

    ResponderEliminar
  22. y me gusta mucho el post
    a ver si haceis mas en esa linea
    a ver de que puede ser el siguiente...
    de pinchos? de cafes? de hamburguesas?? pizzas?? cervecerias??? menus del dia??

    ResponderEliminar
  23. leyendo los comentarios con respecto a la responsabilidad del cliente creo que hay un error de base
    para vosotros, para muchos de los que paramos por aqui y aun no se si incluirme o no, el mundo del vino os apasiona, os preocupa, lo vivis y lo disfrutais, teneis muchas inquietudes y buscais ese plus, salirse de la mediocridad reinante, pero perdeis de vista que la sociedad no demanda eso, el vino para la mayoria de la gente es algo que se bebe buscando unos efectos, es decir, es simple y llanamente alcohol, una droga.
    cuando la gente va a esas vinaterias tan de moda y tan llenas de cosas mal hechas no va a disfrutar de un vino porque la gente que disfruta de un vino lo suele hacer en otros sitios rodeado de otra gente.
    asi que el vino, para una inmensa mayoria de gente no es lo mismo que para vosotros.
    dejemos a la gente que sea feliz con su ignorancia coño, acaso no es maravilloso disfrutar en esas vinaterias? porque vamos a tener que saber todos de vinos? de copas? de temperaturas? de tipos de uvas etc etc??
    me voy a tomar un vino, un rioja o un ribera, me pongo mas o menos contento, alterno mas o menos y me la suda los polvos, madera, taninos y demas mierdas que lleve el vino y palabrejas que os inventais los que dais vueltas a la copa y oleis el vino, que no teneis ni puta idea, si me saben todos igual al final, y despues de 3º ni te cuento...
    ese es el panorama que yo veo, pasa con el vino, pasa con la comida y saliendonos del tema, pasa con casi todo en la vida

    ResponderEliminar
  24. Lolo, y pensar que en el inicio de todo esto estabas tú...., jajajaja.
    Mira, entiendo lo que dices de lo del pan de la gente y tienes razón que una crítica no sería jugar con el pan de nadie, pero amigo mío, los que la reciben lo suelen tomar así y no me apetece.
    Con respecto a lo de tu amigo, no critico para nada que alguien venda riojas y riberas, pero que los busque, que los escoja y que los sirva bien, que al menos haya un mínimo.
    Está claro que algunos sin tener ni puñetera idea montaron una vinatería pq veían que a otros les iba a bien, y así estamos, una plaga de langostas donde cuesta ver las mazorcas del maiz. No estoy de acuerdo contigo en lo de que como nos gusta el vino exigimos mas, yo exijo profesionalidad en todos los negocios en gral y critico muy duramente los que no lo son, pero pienso que una de la razones que estemos en el país de la chapuza es precisamente que a la generalidad se la suele traer al pairo, y si a la generalidad se la trae al pairo es normal que muchos que montan negocios sean poco "profesionales". Al menos interésate por lo que te gusta o de lo que comes, aunque sea un poco y como profesional interésate aún mas que es tu obligación.

    ResponderEliminar
  25. Felicidades a los Jorges me ha encantado el post.

    ResponderEliminar
  26. Estoy con Lolo. Ya comenté aquí y en nuestro blog que hay vinaterías, me vienen ahora dos a la cabeza, que intentaron una propuesta diferente e incluso arriesgada y tuvieron que acabar poniendo los vinos de ABC.
    No seré yo el defensor de los hosteleros pero hay que reconocer que la mayoría de la clientela le da igual un vino que otro. Lo único que le interesa es alternar por lo que esos bares con una propuesta diferente al final se acaban bebiendo ellos las botellas "arriesgadas".
    Siempre me llamó la atención la cantidad de veces que en Los 3 Caracoles y luego Melibea me abrían la botella del vino que había pedido, hasta que me dijo el encargado que practicamente de algunos vinos solo se los pedíamos otro y yo. Es normal entonces que cambien el modelo de negocio y te ofrezcan el ABC. Es lo que hay.

    ResponderEliminar
  27. Interesantisimo trabajo de documentación, un gran trabajo de campo que creo que podriamos extrapolar a muchas otras ciudades, en Barcelona por suerte tenemos un gran referente de como se han de hacer bien las cosas, espejo en el que algunos todavía no se han mirado prefiriendo seguir gestionando este tipo de negocios con poca formación y con tan solo la información del distribuidor.

    Saludos

    ResponderEliminar
  28. Gracias Alfredo, me alegro que te haya gustado.
    TONI, esas vinaterias de las que hablas, ¿fracasaron sólo por poner una propuesta diferente?, yo creo que no. Es que no sólo hay que poner algo distinto, hay que trabajarlo, darlo a conocer y hacer actividades. Muy en la línea de lo que comenta ADICTOS (David) que siempre he creído que era "la forma" de hacerlo.

    ResponderEliminar
  29. Voy a ser abogado del diablo: ¿para que te vas a currar el tema si vendiendo los vinos de ABC ganas más?.
    Y una de las vinaterías de las que hablo, no es el Melibea, tenía pizarra con vinos interesantes y de zonas poco prestigiosas organizaba catas y viajes a bodegas ... ¡que nunca le pedía nadie!. Al final trabaja Rioja, Ribera del Duero, Rueda y Rías Baixas y alguna más.

    Reconozcámoslo: los que nos gusta el vino más que la media somos 4.

    ResponderEliminar
  30. De sidras, Lolo; el próximo será de sidras. ¿Te apuntas? ;-)) (Es broma).
    Es que tú eres alumno aventajado, vas demasiado deprisa. ¡Qué tiempos aquellos en que te gustaba La Planta!

    Bromas aparte, sigo dando las gracias a los que os sumáis a los elogios.

    Sobre el tema en sí, en todas partes cuecen habas. Sigue siendo mayoritario el afán de hacer dinero sin mérito, de autodenominarse profesional de algo y cometer verdaderas tropelías. En este sector como en tantos otros. Pero ya que es nuestra afición quisimos señalarlo un paso más allá del rumor, el tópico o lo dado por supuesto. Entre las excepciones también aparecieron locales que teníamos olvidados o arrinconados, eso fue lo bueno. Y sí, seguirá siendo la tendencia mayoritaria la visión pesimista que señalan Antonio López y Toni pero nuestro granito de arena ahí queda. Ahí y en no pisar ni recomendar a nadie ciertos sitios por mucha fama y público que tengan. Ahí y en escoger los otros y dejar mi dinero en ellos. Nada más, pero nada menos.

    ResponderEliminar
  31. Vendiendo ABC ganas mas?, no lo tengo tan claro, por lo menos a medio y largo plazo. Y mas si no estas en una zona de ambiente vinero. Nunca criticaré un sitio que venda las 4 zonas típicas, pero sí, si los vinos no están escogidos, si son vulgares, sino hay buenas copas etc etc.
    ¿somos 4?, probablemente, pero fíjate tú que podríamos ser muchos mas si algunos hicieran algo....
    Jorge, de acuerdo con tu comentario.

    ResponderEliminar
  32. Me voy a mirar la fiebre ahora mismo, porque estoy de acuerdo con Toni.

    No creo que haya demanda suficiente. La mayoría de la gente a la que conozco fuera de "este grupo de bichos raros" se interesa por el vino y sus condiciones (marcas, servicio...) lo mínimo.

    Cuando la gente habla de "tomar un vino" lo hace más en el sentido de pasar un ratico de charla con amigos, que en disfrutar de lo que le echan en la copa.

    ¿Que si hubiera mejor oferta en general, habría más "bichos raros"? Pues no lo sé, la verdad. Ya vemos cómo les va a esos locales que quieren dar un paso más...

    ResponderEliminar
  33. Estoy de acuerdo en casi todo y pienso que la culpa no la tienen solo los empresarios , creo que menos concursos para casi todo , menos revistas especializada y menos esnobismo y mas bajarse al campo de batalla por parte de las bodegas , no vender a cualquiera y a cualquier precio, en fin , en las vinaterías no hay profesionales, pues veta a ver la los que venden el vino a las vinaterías , a los comerciales de los distribuidores y si me apuras a los dueños de las distribuidoras. Los conozco que llevan 20 años en el gremio y le siguen llamando champán a todo lo que tiene burbujas jejeje y no hace mucho un vendedor seguía diciendo que el tempranillo (si "el tempranillo" como suena), es mejor vino que un crianza, eso dicho por el comercial de una gran distribuidora de Asturias..si sigo no paro.... ¿La culpa ?...Las bodegas, es muy muy necesario que exijan a sus distribuidores un mínimo de conocimientos y de profesionalidad que con "el 20% en mercancía " no baste solo para vender. Por otro lado hay grandísimos hosteleros muy famosos con estrellas Michelín que da asco escucharlos hablar de vino pero luego tienen cartas con todos los Marqueses, Condeses y Barones ..del panorama vinícola..porque llevan 20 años bebiendo Ardanza y Muga ya creen que saben de vino . Si no se le exige a un tipo de estos, ni la guía Michelín, un poco de responsabilidad sobre su carta de vinos (que menos que contratar un Sumiller, no un camarero que agite un gran reserva en una aireadora , animal de bellota)porque exigírselo a un tipo que le ha puesto a su bar vinatería porque está de moda. También los conozco (y no es este el caso ) muy críticos con las vinaterías y luego no se mojan para poner a parir como se merecen a los que te soplan un tique medio de 80 euros , y el vino te lo sirve un camarero que saca el tapón con alegría (plop, ya me entendéis). Yo creo que todos necesitamos un repasito. Hay grandes aficionados que se rasgan las vestiduras sobre la cultura del vino y no desaprovechan una oportunidad de criticar por sistema cualquier vino Español o a veces solo despreciarlo y poner en las nubes cualquier vino Francés (los mejores del mundo, pero habría que hacer mas patria) sin mas mérito que ser francés. Copiamos así el estilo inglés de tomar vino. A veces pienso ¿ tiene tanto merito elaborar un vino que vendes a 200 euros y luego ,voila, ésta muy bueno , si por ese precio encima está malo para matar a alguien no??
    Me ha gustado vuestro artículo , no se si llega al público necesario , pero creo que está en la línea de lo que bastante gente de la profesión piensa hace tiempo.
    Otro ejemplo es los cursos de Sumiller de los organismos oficiales patrocinados por las mismas bodegas que permiten que su vino lo represente un bestia. Llevo algunos años en esto , he trabajado en algunos Restaurantes de mejor o peor reputación, nunca me toco degollar una botella con tenazas, (existen los abridores de laminas muy efectivos, hace muchos años ). Cierta cámara de comercio que da el título de Sumiller dedicó un día de ese maravilloso curso que tan solo es asistencial (asistes y te dan el título de Sumiller, sin haber servido un puto vino en un Restaurante , ya no digo café , copa , encender un puro , con dos cojones) a que los alumnos aprendieran a usar las tenazas, eso si todos con su tastevin colgados del cuello , yo aún no lo he usado y llevo años , es más , en Francia solo lo usan algunas viejas glorias para sacarse la foto , aquí algunos lo llevan a mear y en su puta vida han servido un vino , bueno en el chigre de papi si. Profesionalizar el mundo del vino, si , por donde empezamos??

    ResponderEliminar
  34. Estoy de acuerdo en casi todo y pienso que la culpa no la tienen solo los empresarios , creo que menos concursos para casi todo , menos revistas especializada y menos esnobismo y mas bajarse al campo de batalla por parte de las bodegas , no vender a cualquiera y a cualquier precio, en fin , en las vinaterías no hay profesionales, pues veta a ver la los que venden el vino a las vinaterías , a los comerciales de los distribuidores y si me apuras a los dueños de las distribuidoras. Los conozco que llevan 20 años en el gremio y le siguen llamando champán a todo lo que tiene burbujas jejeje y no hace mucho un vendedor seguía diciendo que el tempranillo (si "el tempranillo" como suena), es mejor vino que un crianza, eso dicho por el comercial de una gran distribuidora de Asturias..si sigo no paro.... ¿La culpa ?...Las bodegas, es muy muy necesario que exijan a sus distribuidores un mínimo de conocimientos y de profesionalidad que con "el 20% en mercancía " no baste solo para vender. Por otro lado hay grandísimos hosteleros muy famosos con estrellas Michelín que da asco escucharlos hablar de vino pero luego tienen cartas con todos los Marqueses, Condeses y Barones ..del panorama vinícola..porque llevan 20 años bebiendo Ardanza y Muga ya creen que saben de vino . Si no se le exige a un tipo de estos, ni la guía Michelín, un poco de responsabilidad sobre su carta de vinos (que menos que contratar un Sumiller, no un camarero que agite un gran reserva en una aireadora , animal de bellota)porque exigírselo a un tipo que le ha puesto a su bar vinatería porque está de moda. También los conozco (y no es este el caso ) muy críticos con las vinaterías y luego no se mojan para poner a parir como se merecen a los que te soplan un tique medio de 80 euros , y el vino te lo sirve un camarero que saca el tapón con alegría (plop, ya me entendéis). Yo creo que todos necesitamos un repasito. Hay grandes aficionados que se rasgan las vestiduras sobre la cultura del vino y no desaprovechan una oportunidad de criticar por sistema cualquier vino Español o a veces solo despreciarlo y poner en las nubes cualquier vino Francés (los mejores del mundo, pero habría que hacer mas patria) sin mas mérito que ser francés. Copiamos así el estilo inglés de tomar vino. A veces pienso ¿ tiene tanto merito elaborar un vino que vendes a 200 euros y luego ,voila, ésta muy bueno , si por ese precio encima está malo para matar a alguien no??
    Me ha gustado vuestro artículo , no se si llega al público necesario , pero creo que está en la línea de lo que bastante gente de la profesión piensa hace tiempo.
    Otro ejemplo es los cursos de Sumiller de los organismos oficiales patrocinados por las mismas bodegas que permiten que su vino lo represente un bestia. Llevo algunos años en esto , he trabajado en algunos Restaurantes de mejor o peor reputación, nunca me toco degollar una botella con tenazas, (existen los abridores de laminas muy efectivos, hace muchos años ). Cierta cámara de comercio que da el título de Sumiller dedicó un día de ese maravilloso curso que tan solo es asistencial (asistes y te dan el título de Sumiller, sin haber servido un puto vino en un Restaurante , ya no digo café , copa , encender un puro , con dos cojones) a que los alumnos aprendieran a usar las tenazas, eso si todos con su tastevin colgados del cuello , yo aún no lo he usado y llevo años , es más , en Francia solo lo usan algunas viejas glorias para sacarse la foto , aquí algunos lo llevan a mear y en su puta vida han servido un vino , bueno en el chigre de papi si. Profesionalizar el mundo del vino, si , por donde empezamos??

    ResponderEliminar
  35. Disculpas por poner dos veces lo mismo...esto se ha disparado

    ResponderEliminar
  36. Antonio Lopez , no te falta razón , pero creo que es al revés , si en la puerta pone vinoteca (lo del concepto vinoteca, vinatería, enoteca, vinacoteca , este lo hevisto en Madrid ....es rizar el rizo)o algo que podamos entender buen vino , buen acompañamiento, los tragalcohol, que se vayam a un bar de copas o a un bar de barrio. Lo de latemperatura, joder , un vino tinto joven caliente, un vino con crianza muy frio, un chardonnay helado..la cerveza caliente (¿¿donde se toma cerveza fría en Asturias??, es que soy Andaluz), Lo de las copas ya no lo tengo muy claro, y a mi una copa con mas de 12 cl , me parace pesada, y desde luego poco rentable para un negocio.

    ResponderEliminar
  37. Anónimo, no puedo estar más de acuerdo. En este caso nosotros, como clientes finales, sólo podemos aludir a lo que "sufrimos" y reprochar al mal hostelero sus malas prácticas pero todo lo demás que señalas es igualmente grave y causa en parte de los males que nosotros reflejamos.
    Por lo demás, por la naturaleza de nuestra revisión, nos centramos en vinaterías pero haces muy bien en añadir a otros más "grandes" del gremio. Barbaridades he visto varias en sitios con pretensiones y alta factura. Menos, porque a ese precio se pueden permitir más inversión en el tema (profesionales y medios) pero las hay y tienen menos disculpa.

    ResponderEliminar
  38. ANONIMO, siguiendo la política general quiero pedirte que al menos te pongas un nombre, es bastante incómodo dirigirse a alguién "anonimo".
    Una vez dicho esto, ESTOY TOTAL Y ABSOLUTAMENTE DE ACUERDO CONTIGO, ovación para tí.
    Como dice Jorge no era el motivo de este post entrar tan en profundidad en el asunto pero lo que tu comentas forma parte de numerosas conversaciones que tengo sobre vinos y su mundillo. Para mi el problema empieza desde la bodega y lo de los comerciales que dices, ya es el summum, pero como sólo parece que importa vender a cualquier precio....
    Ahora se pide dinero estatal para incentivar el consumo. Mientras había bonanza todo valía y ahora se quejan.
    Este es un debate largo que merece una copa de vino de por medio...
    JAVINO,me alegro verte por aquí hombre, a ver si haces mas apariciones.
    Al hilo de lo que comentas, os parecería buena idea que hubiera dos medidas, una de 12 cl (máximo) y otra de 7 u 8?.

    ResponderEliminar
  39. Siguiendo la petición/sugerencia de Jorge pongo también aquí el comentario que he hecho en facebook contestando a Anónimo:
    Pues por el principio, dignificando y valorando el trabajo y conocimientos de los viticultores. A partir de ahí se puede seguir con lo demás.

    ResponderEliminar
  40. Joer Compangu, no hace falta que te mires la fiebre. Si en lo único que discrepamos que yo recuerde es en que yo me niego que me envenenen a mi y a los trabajadores de la hostelería con el humo ajeno. Nada más.

    ResponderEliminar
  41. A fuerza de ser pesado reitero que los aficionados al tema del vino somos 4 y encima mirados como bichos raros. Un ejemplo de hace bastante tiempo. En una de las vinaterías que comentaba antes, alguna vez fuí con compañeros de trabajo y ellos pedían lo de siempre: un cosechero, un crianza, etc. Yo pedía alguna vez una garnacha de Calatayud o un Cariñena o uno de Bullas ya que los tenían en aquella época. Pues bien, solo por pedir esos "vinos raros" como dijo alguno y por pedir una vez que me cambiaran uno que estaba de caliente como para mojar churros, ya me tildaron como "el entendido" sin haber hecho ni apología de esos vinos ni nada parecido. Al final esa vinatería dejó de traer "vinos raros" que solo pedía yo y al ABC. Incluso con la crisis factura más que antes...

    ResponderEliminar
  42. La idea de las dos medidas de copas la usó hace ya bastantes años en Gijón el "Uvas u vienes". En sí misma no está mal pero con lo que hemos observado en la hostelería mayoritariamente (salvo honrosas excepciones), ¿os atreveríais a sugerirlo? En poco tiempo un ciento de medidas distintas, un desmadre de precios, más envidias y roces... La medida pequeña heredaría el precio de la actual y bajaría de cantidad, etc. Y los primeros que no creo que lo quieran son los del "gremio", entendido en el peor y más corporativo sentido de la palabra.

    ResponderEliminar
  43. sabes??? casi no puedo leerós por el fondo de página web de color negro me lo paso fatal, por favor toma nota que os sigo

    ResponderEliminar
  44. Anónimo, siguiendo la tónica general, no cuesta nada ponerse un nombre, dirigirse a alguien anónimo es cuando menos incómodo.
    Con respecto a tu comentario, no eres la primera persona que me lo comenta y le pondré remedio, no se cuando pero intentaré que sea en breve. Gracias por la exigencia o sugerencia.

    ResponderEliminar

Si vas a dejar un comentario y no estás dado de alta en blogger, por favor, identifícate con un nombre. Es bastante incómodo dirigirse a un ANONIMO. Muchas gracias.
75-80 pts Regular // 80-85pts Correcto // 85-90Pts Bueno // Más de 90 Muy Bueno